PERFECTA SEDUCCIÓN – LESLIE LAFOY

$75,00

Categorías: ,

Descripción

1º trilogía Perfecta
A Carden Reeves a punto estuvo de darle un telele el día en que recibió la nefasta noticia de que el desconsiderado de su hermano mayor había muerto al ahogarse en el tazón de cereales de su desayuno. Gracias a Dios que tiene otro que se haga cargo del título y las responsabilidades que éste conlleva. Pero su infortunio no ha hecho más que empezar, porque, para colmo de males, recibe en persona la respuesta a la carta que enviara a su hermano Edward en la que le comunicaba la desgracia familiar y sus nuevas obligaciones. No obstante, ¿podía empeorar todo aún más? Sin duda alguna. Porque ante su puerta comienza a desfilar un total de tres harapientas niñas de diversas edades, junto con una hermosa mujer que dice ser amiga de Edward. La señorita Seraphina Treadwell se ha pasado el último año cuidando de las sobrinas de Carden con bien ha podido mientras mantenía la esperanza de que los padres de las pequeñas volvieran de su expedición por la selva de Belice y de que su esposo, que les hacía de guía, no regresara jamás. Sin embargo lo que iban a ser unas pocas semanas se convirtieron en meses, y los meses en un año, y con el transcurso del tiempo terminó por comprender que los Reeves habían sido unas víctimas más de la peligrosa selva. Las esperanzas se le agotaron junto con el poco dinero que tenía y cuando ya lo creía todo perdido llegó la carta de Carden Reeves junto con algo de dinero. Con la idea de dejar a las niñas al cuidado de su tío y de poder así quedar ella libre para buscar un trabajo que le permita ganarse la vida y comprar un pasaje a Londres. Pero el hombre que les recibe al mediodía ataviado tan sólo con un batín tiene toda la pinta de ser un redomado libertino, y si ese hecho no hubiera sido suficiente para plantar en ella aquella idea, el apreciativo escrutinio que éste le realizó sí que bastó. Aunque eso no es todo, porque el hombre no parece alegrarse demasiado de tener que hacerse cargo de la cuadrilla, y decide que, si él tiene que cargar con esa responsabilidad, ella no va a escurrir el bulto tan fácilmente.